El flujo de la vida

“Utilizamos nuestras mentes, más bien para ocultar hechos antes, que para descubrirlos. Una de las cosas que la pantalla oculta más eficazmente es el cuerpo, nuestro propio cuerpo, refiriéndome con ello, a las partes internas y externas, a sus interiores. Al igual que un velo arrojado sobre la piel para cubrir su pudor, la pantalla…

En la montaña profunda

En este mundo, en verdad, no existe refugio alguno, aun en la montaña profunda, donde este pensamiento me absorbe, oigo el lamento de los ciervos.   Kotaigogu-no-Daibu Toshinari

Coke

is it really gone is it something lost admit you miss me too and you’ll be true i will be a perfect gentlemen we are not coke so let’s never pretend we are something to share with a friend not with him not with her though we are two hopeless flirts  

Careful

For the debt I owe, gotta sell my soul ‘Cause I can’t say no, no, I can’t say no Then my limbs all froze and my eyes won’t close And I can’t say no, I can’t say no Careful   

Scene

The subject is an observer of the scene, but he is also captured by it. He has forgotten how he constituted this scene. He has forgotten that we all are scene observers, prisoners of modernity, rendered into objects even to ourselves. He remains, then, slave of an infantile fantasy, the slave of a past time…

You got to admit the stars are lovely

Under the same stars, there’s… There’s some guy, and he’s with this girl, and he’s got all the time in the world, and he’s right… and I hate him. Kol Mikaelson    

CATHERINE, PEQUEÑA CATHERINE

La recepcionista del Ministerio de Agricultura sigue llevando una minifalda de cuero; pero esta vez no la necesito para dar con el despacho. Desde el principio, Catherine Lechardoy confirma todas mis aprensiones. Tiene veinticinco años, un máster en informática, los dientes delanteros estropeados; una agresividad sorprendente: ¡Esperemos que su programa funciones! Si es como el…

LA PARED

Todo tendía a probar cuan retrasados estábamos y no había nada más para decir, sino que había que pasar la noche en este granero, sin deber pagar entrada por su vacío y parecía esperar lo que todavía no estaba allí. Pero nosotros nos dormimos sin tardanza. Y era él, el hermoso granero milenario, que quería…

TABAQUERÍA

No soy nada. Nunca seré nada. No puedo querer ser nada. Esto aparte, tengo en mí todos los sueños del mundo. Hoy estoy perplejo, como quien pensó y encontró y olvidó, hoy estoy dividido entre la lealtad que debo a la Tabaquería del otro lado de la calle, como cosa real por fuera, y la…

Fernando Pessoa, el enigma del poeta fingidor

Originalmente publicado en El vuelo de la lechuza:
Más allá de que Fernando Pessoa haya sido uno de los grandes poetas del siglo XX, el interés que despierta suele estar ligado al asombro producido por el hecho de que escribiese bajo distintos nombres y esto no se hiciera público hasta después de su muerte. Sobre…