La poesía del alma enamorada: san Juan de la Cruz

¿Adónde te escondiste,
Amado, y me dejaste con gemido?

Como el ciervo huiste,
habiéndome herido;
salí tras ti clamando, y eras ido.

 

El vuelo de la lechuza

retrato_de_san_juan_de_la_cruz.jpgReza el fraile en la celda monástica, compone versos y canta para consolarse. He aquí un místico en estado de secuestro, y no de voluntaria reclusión. Esta es la segunda vez que lo encarcelan. Por eso, sabe que nadie podrá acallarlo, mucho menos las insidias e intrigas de los carmelitas calzados. Quizás no se han dado cuenta de que Dios vive en él y él habita en Dios, como la esponja en el mar. Aun cuando los monjes lo torturen azotándole uno tras otro las espaldas con una vara y lo humillen obligándolo a comer de rodillas ante ellos, nunca conseguirán que reniegue de la reforma de la Orden mendicante hecha por esa monja exaltada y fundadora de conventos, su amiga Teresa de Ávila. Ni siquiera la llegada a Toledo, de noche y con los ojos vendados, evitará su fuga de la prisión descolgándose por la ventana…

Ver la entrada original 1.941 palabras más

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s