CATHERINE, PEQUEÑA CATHERINE

La recepcionista del Ministerio de Agricultura sigue llevando una minifalda de cuero; pero esta vez no la necesito para dar con el despacho. Desde el principio, Catherine Lechardoy confirma todas mis aprensiones. Tiene veinticinco años, un máster en informática, los dientes delanteros estropeados; una agresividad sorprendente: ¡Esperemos que su programa funciones! Si es como el…

La condición humana

Con palabras no podía hacer casi nada; pero más allá de las palabras, estaba lo que expresan los gestos, las miradas, la misma presencia, Sabia, por experiencia que el peor sufrimiento esta en la soledad que lo acompaña. Expresarlo también libera; pero pocas palabras son menos conocidas para los hombres que las de sus dolores…